fbpx

Estamos de vuelta en nuestro blog para hablaros esta semana sobre “la experiencia de Usuario (UX)” y lo primero que queremos es explicar lo que significa este término.

El UX (de sus siglas en inglés User Experience o en español, Experiencia de Usuario) es aquello que los usuarios perciben al interactuar con una página web.

A su vez, esta herramienta nos permite valorar la web en cuanto a conceptos de usabilidad, facilidad de navegación y demás pasos que permitan a los usuarios navegar de una forma adecuada obteniendo una buena experiencia.

Para entender mejor este concepto, vamos a poner el siguiente ejemplo:

  • “Juan ha decidido comprar unas zapatillas nuevas de forma online. Ha visto un modelo que le ha gustado mucho en una página especializada en zapatillas pero, al entrar en la misma, no ha encontrado la forma de finalizar su compra. Sólo ha estado unos pocos minutos en esta web y ha decidido realizar su compra en otra web ya que el proceso de compra era muy confuso.”

En el ejemplo previo, podemos ver una mala experiencia de usuario. Por el contrario, una buena experiencia de usuario permite un buen proceso interno en cuanto a las acciones que han de realizar los clientes. Si la experiencia de usuario es sencilla, clara, directa y se basa en las necesidades de los usuarios, las necesidades técnicas y los objetivos del negocio, entonces se habrá realizado un buen trabajo.

En otras palabras, la experiencia de usuario (en adelante UX) es cuando tu cliente entra en tu web, ya bien porque te haya encontrado en un anuncio de pago, porque te está buscando o través de las redes sociales, y empieza a interactuar con tu web desde cualquier dispositivo como pueda ser un ordenador, un móvil o una Tablet.

Cuando ese usuario navega por tu web, encuentra lo que estaba buscando, entra en diferentes páginas, sale de la página con la sensación positiva que tu web le ofrece lo que está buscando, podemos decir que la UX es positiva y por lo tanto ese usuario volverá a tu sitio web.

Pensar que tu usuario sale de tu web con una experiencia negativa será pensar en que tienes que modificar determinados elementos de la web.

Aspectos a tener en cuenta para una buena experiencia de usuario

Para saber qué experiencia de usuario pueden tener tus usuarios te recomendamos que repases los siguientes aspectos que hay que creemos que tenéis que tener en cuenta:

  • Todo lo que tenga que ver con lo visual, tipografía, el aspecto de la web, logotipo, distribución de los elementos de la página donde se encuentra la información, en resumen hay que cuidar el diseño web e imagen corporativa.
  • Elementos que estén relacionados con el objetivo de tu web, si es e-commerce que los botones de compra se vean o una empresa de servicios que quiere que el usuario rellene un formulario que tenga en cuenta lo largo que es el formulario o que datos le pide al usuario.
  • Los idiomas en los que tienes disponibles la web, si te diriges a países fuera de España y solo tienes la web en español estás perdiendo clientes por no facilitarles la lectura en su propio idioma.
  • Información de la empresa: esto es una tendencia de los últimos años, a los usuarios nos gusta saber dónde estamos, donde vamos a comprar, a quien les estamos dando nuestros datos, que sean empresas transparentes en su información y nos digan que van a hacer con nuestros datos, y una cosa importante que se olvida de vez en cuando, darnos las gracias. Si quereis mas información sobre el tratamiento de los datos de tus clientes podéis echarle un vistazo a nuestro post sobre la LOPD.
  • Que se pueda interactuar con la página de una manera fácil, que si tenemos un chat de ayuda no lo desatendamos, que los formularios de contacto estén bien estructurados, que la barra de búsqueda si la tenemos funcione correctamente.
  • ¡Que la web sea Responsive! es la palabra más usada en los últimos años dentro del marketing digital, las webs deben poder ser accesibles desde cualquier dispositivo, mi usuario puede entrar desde el ordenador y tener una experiencia de usuario buena, pero si luego entra desde el móvil y no tengo los elementos de la web adaptados a ese dispositivo obtendrá una UX mala y podemos perder a ese cliente.

Como podéis ver hay que tener en cuenta varias variables para examinar la experiencia de usuario, os podéis ayudar con herramientas y con mucho sentido común.

Beneficios de tener una buena UX

Si el usuario sale con una buena experiencia de usuario puedes conseguir:

  • Tener un alto porcentaje de que el usuario vuelva.
  • Que el usuario realice la conversión que tu estás buscando.
  • Que el usuario recomiende a otros tu web.
  • Que tu posicionamiento orgánico aumente, por lo tanto mas tráfico.

¿Qué es el UI?

El UI (de sus siglas en inglés User Interface o en español, Interfaz de usuario) es una herramienta que aporta la capa visual de formas, texturas y gama de colores. Es decir, todo lo que los usuarios van a percibir de una página web para interactuar con la misma de forma efectiva. Dentro del UI incluimos el diseño responsive para las diferentes plataformas de tablet, móvil y escritorio.

El UI tiene que ir siempre de la mano con el UX ya que es la carta de presentación para los usuarios. Un diseño atractivo puede ser determinante a la hora de vender un producto o servicio pero de poco nos servirá si la experiencia dentro de la web no va acorde con las necesidades de los usuarios.

la importancia del UX y el UI

Además de conocer la importancia del UX y el UI y sus conceptos, debemos tener en cuenta el término Usabilidad que suele confundirse mucho con el de UX. Cuando hablamos de Usabilidad, nos referimos a la prevención de errores, es decir, analizar el UX y testar la web para prevenir fallos de cara al usuario. Estos errores pueden ir desde no añadir un botón para “volver” a la página anterior o no mostrar el tipo de moneda dentro de una tienda online.

Beneficios de aplicar el diseño UI en un sitio web

El diseño de Interfaz de Usuario (UI) juega un rol crucial dentro de cualquier estrategia digital, actuando como el puente entre los usuarios y la plataforma digital, ya sea un sitio web, una aplicación móvil o cualquier otro tipo de interfaz digital. La efectividad del UI puede determinar el éxito o el fracaso de la interacción del usuario con la plataforma, influenciando directamente en la realización de las acciones deseadas y, por ende, en el cumplimiento de los objetivos de negocio.

Un UI bien diseñado es intuitivo y guía a los usuarios a través de la interfaz de manera fluida, facilitando la comprensión de la propuesta de valor del sitio y el acceso a la información necesaria sin esfuerzo. Esto implica una organización lógica de los elementos en la pantalla, un uso coherente de colores y tipografías, y una jerarquía visual clara que destaque los elementos más importantes, asegurando que los usuarios puedan navegar de manera eficiente y efectiva.

La experiencia de encontrarse con un UI confuso o mal diseñado es frustrante y a menudo resulta en que los usuarios abandonen el sitio para buscar alternativas más amigables. Este abandono prematuro no solo afecta las métricas de engagement como el tiempo de permanencia y la tasa de rebote, sino que también puede tener un impacto negativo en la percepción de la marca y, eventualmente, en la línea de fondo del negocio.

Si bien es cierto que el UI influye significativamente en la Experiencia de Usuario (UX), es importante distinguir entre ambos. Mientras que el UI se centra específicamente en los aspectos visuales y de interacción de la interfaz, el UX abarca una visión más amplia de la experiencia completa del usuario con el producto o servicio, incluyendo aspectos como la usabilidad, accesibilidad, eficiencia y satisfacción durante y después de la interacción con la plataforma.

Beneficios del diseño UI

En resumen, el diseño UI es esencial en una estrategia digital porque:

  1. Facilita la navegación: Un buen diseño UI dirige a los usuarios de manera intuitiva a través de la interfaz, permitiéndoles encontrar lo que buscan sin confusión ni frustración.
  2. Comunica la propuesta de valor: A través de una organización visual eficaz, el UI ayuda a presentar y reforzar la propuesta de valor del sitio o aplicación, haciendo que los beneficios y características clave sean fácilmente comprensibles para los usuarios.
  3. Influye en la conversión: Al guiar a los usuarios hacia las acciones deseadas con claridad y eficiencia, un UI bien diseñado puede aumentar significativamente las tasas de conversión, desde el registro de usuarios hasta la finalización de compras.

Diferencias entre el diseño UI y el diseño UX

Se destacan tres diferencias clave entre el diseño de Interfaz de Usuario (UI) y la Experiencia de Usuario (UX), esenciales para entender sus roles únicos y complementarios.

1.Interacción Visual vs. Experiencia Integral: Mientras que el UI se centra exclusivamente en los aspectos visuales de una interfaz, como pantallas y elementos gráficos, el UX abarca la experiencia completa del usuario, que va más allá de lo visual. Una experiencia UX óptima puede incluso simplificar el proceso de interacción con un producto, reduciendo la necesidad de múltiples pantallas y facilitando un recorrido más directo y satisfactorio para el usuario.

2. Guía vs. Satisfacción: El diseño UI se encarga de orientar al usuario dentro del espacio digital, asegurando una navegación intuitiva y accesible. En contraste, el UX se enfoca en enriquecer este viaje, procurando que sea no solo eficiente sino también gratificante. Aunque un sitio o aplicación sea fácil de usar gracias a un buen UI, solo será verdaderamente apreciado si el UX cumple con las expectativas del usuario, proporcionando el contenido deseado de forma atractiva y funcional.

3. Lógica vs. Sentimiento: La eficacia de la navegación en UI se basa en principios lógicos y prácticas establecidas, como la disposición y el flujo de elementos según patrones de lectura habituales. Sin embargo, el éxito de una experiencia UX se mide por la respuesta emocional que evoca en el usuario, teniendo en cuenta aspectos como la demografía del público objetivo, el contexto de uso y las necesidades y deseos específicos de los usuarios.

Al entender estas diferencias fundamentales, se puede apreciar cómo el diseño UI y UX trabajan juntos para crear productos digitales que no solo son funcionales y fáciles de usar, sino que también ofrecen experiencias memorables y satisfactorias.

Beneficios de aplicar el diseño UX y UI

Como se ha mencionado, UI y UX son complementarios. Aisladamente, cada uno puede contribuir positivamente a tu negocio, pero es la integración de ambos lo que realmente potenciará tu estrategia digital, ofreciendo ventajas como:

1. Creación de un valor inmenso para tu audiencia: La combinación de una interfaz intuitiva y una comprensión profunda del comportamiento de tu buyer persona puede agregar un valor significativo a tu audiencia, mucho más de lo que podrías lograr con solo uno de estos elementos en tu estrategia. Generar valor es fundamental, y aunque no todos los visitantes actúen de inmediato, es más probable que regresen si tanto el UI como el UX están bien ejecutados.

2. Mayor probabilidad de retención y fidelización de usuarios: En muchos casos, una métrica clave de éxito para sitios web y aplicaciones es la duración de la visita de los usuarios. Esto es especialmente cierto cuando el compromiso es crucial para el proyecto. Aquí, la sinergia entre una interfaz atractiva y una experiencia de usuario positiva es invaluable para retener y deleitar a los usuarios, lo que a su vez fomenta el tráfico y el compromiso a través de recomendaciones.

3. Fortalecimiento de la marca: Las marcas que se centran en la experiencia completa que ofrecen a sus clientes en los canales digitales tienden a fortalecer sus relaciones con los usuarios. En la era digital, las experiencias, tanto positivas como negativas, se comparten ampliamente. Así, la percepción de tu marca en el público dependerá en gran medida de la calidad de tu UI y UX.

4. Incremento en las conversiones: El objetivo final de cualquier estrategia digital son las conversiones. La inversión en marketing digital y el esfuerzo puesto en el diseño de interfaces y en la experiencia completa son fundamentales para asegurar un retorno sobre esta inversión. Lo mejor de todo es que, tras observar resultados positivos, es posible seguir optimizando y alcanzar metas aún más ambiciosas de forma constante.

Por lo tanto, al combinar eficazmente el diseño UI con una experiencia UX bien pensada, no solo mejoras la interacción del usuario con tu plataforma, sino que también fortaleces tu marca, fidelizas a tu audiencia y optimizas las conversiones, lo cual es esencial para el éxito a largo plazo de tu estrategia digital.