Empieza una época complicada para  Internet. La reforma  del copyright que estaba pendiente desde el año 2016, se ha aprobado y plantea cambios importantes en la forma que tenemos de entender el funcionamiento de internet en la actualidad.La reforma, afecta a los derechos de autor e impacta en muchas áreas distintas. Los artículos 11 y 13 que ahora son 15 y 17 han provocado controversia y conviene repasar algunos puntos respecto a ellos.

LOS PUNTOS ESPECIALMENTE CONFLICTIVOS DE LA DIRECTIVA

La directiva tiene como objetivo mejorar la regulación sobre los derechos de autor, sin embargo hay quienes ven en dos de los artículos que la conforman una amenaza clara contra la libertad de expresión, la privacidad y la libre actividad de las empresas, puesto que deja en manos de unos pocos el derecho a decidir sobre los contenidos que se muestran o no en la red. A continuación pasaremos a detallar los dos puntos polémicos:

ARTÍCULOS 11 Y 13 DE LA DIRECTIVA

Artículo 11 (15 en la actualidad) referente a los usos digitales de la información extraída de la prensa. La directiva plantearía la implantación de una especie de tasa Google o Canon AEDE. Los directores de prensa podrán cobrar o no por enlazar a sus contenidos y usarlos como fuente de otros contenidos, por lo tanto enlazar o citar tendría valor económico e infringir el procedimiento podría acarrear consecuencias legales. La puntualización que han aportado posteriormente los reguladores sería que esta prohibición de difusión previo pago, se extinguirá a los dos años, fecha en la que ya se podrá difundir el contenido sin permiso o negociación explícita con el creador.

Artículo 13 ( 17 en la actualidad) referente a el filtrado de contenido por parte de las plataformas. Estas, se verán obligadas monitorizar a los usuarios y filtrar el contenido que viole los derechos de autor. Hasta ahora, plataformas como Youtube o Facebook lo hacían con la música, sin embargo se amplia hacia todo tipo de contenidos.

En la actualidad, estas medidas para proteger los derechos de autor no eran obligatorias y muchas plataformas no hacían ese filtrado en virtud del artículo 14 de la directiva de comercio electrónico (2000/321/EC), pero si el autor detectaba el uso de su obra sin consentimiento podía pedir igualmente su retirada. La novedad del artículo 13 que ahora entrará en vigor es que ese filtrado tendrá que hacerse antes de que se dé esa hipotética circunstancia.

¿AFECTARÁN LAS MEDIDAS A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN EN INTERNET?

Organizaciones como la PDLI (plataforma en defensa de la libertad de información) afirman que en alguno casos “la directiva juega a la ambigüedad”. En el caso de los memes o parodias que ahora circulan sin control por la red, la directiva señala que no tendrían por qué verse afectados. Sin embargo, entre las obligaciones que se les imponen a las plataformas, está la de controlar el contenido que los usuarios suben a las plataformas. Como este tipo de control es inabarcable por su volumen, probablemente se terminen usando filtros automatizados que previsiblemente frenen más contenido del necesario por no captar matices tales como la ironía o la sátira.

Este control que las plataformas deberán ejercer sobre el contenido que se sube, va en contra de la esencia de internet. Puesto que al final, los usuarios no se limitan solo a ver contenido a la red, si no que también lo aportan y acotar eso desde un principio convierte a estas plataformas en un canal unidireccional donde solo llegan cierto tipo de mensajes.

WIKIPEDIA,UNA EXCEPCIÓN A LA REGLA

La normativa afectaba directamente a Wikipedia, porque el artículo 11 ( ahora 15) establece que se “debían proteger las publicaciones de prensa en lo relativo a los usos digitales” Lo que limita según los responsables de esta plataforma el acceso a la información y el conocimiento, puesto que para vincular o referenciar un artículo de prensa a Wikipedia habría que pedir permiso a todos y cada uno de su editores en cada caso particular.

En el caso de Wikipedia y otras plataformas similares , la UE ha considerado  en esta última revisión que debía hacerse una excepción y se puntualiza que se podrían ofrecer  “fragmentos cortos de información” como parte de los artículos, pero en el resto de supuestos es bastante ambiguo y así lo denuncian los responsables de Wikimedia.

¿CUANDO ENTRARÁ EN VIGOR?

La directiva ya ha sido aprobada por el Parlamento y será el próximo 9 de abril, cuando esta decisión deberá ser adoptada por el Consejo de la Unión Europea.

Si el consejo aprueba la reforma se comenzarían a ver los efectos a partir de 2021, sin embargo es difícil predecir que puede pasar en un futuro o si se terminarán implantando nuevas modificaciones que suavicen el impacto de estas medidas.

 

 

Votos

Share This